13 julio, 2014

Agabio Moreno y "El Lobo"

En el blog "Torrijos y su comarca" encontramos la historia del guardia Agabio Moreno, muerto a manos del grupo de "El Chato de la Puebla". La imagen es la lápida que se puso en la finca "La Zarzuela".


En el libro de Benito Díaz titulado "LA GUERRILLA ANTIFRANQUISTA EN EL CENTRO DE ESPAÑA, 1939-1955" he sacado más información sobre el suceso: 

(...) La única acción ofensiva llevada a cabo por los huidos tuvo lugar el 5 de marzo de 1941, cuando “El Chato de la Puebla”, “El Lobo” y “El Moreno de Carpio” asesinaron en la dehesa La Zarzuela, en las proximidades de La Puebla de Montalbán, a Agabio Moreno Ortiz, famoso por su participación activa en la represión contra los vencidos republicanos. “El Chato” conocía bien esa finca, pues antes de julio de 1936 había entrado a cazar en ella de manera furtiva, por lo que no es descartable que tuviese alguna cuenta pendiente con su guarda110. También “El Lobo”, cuya familia trabajaba en la misma finca que Agabio Moreno, tenía asuntos pendientes con este.
La muerte de este guarda acentuó aún más la presión sobre los huidos, consiguiendo el cabo José Ruano Pascual detener a “El Chato de la Puebla” el 2 de abril en una labranza a la que había ido a refugiarse y cuyo propietario, antiguo enlace de los de la sierra, le había denunciado tras ser “convenientemente interrogado”, eufemismo utilizado frecuentemente por las fuerzas de orden para referirse a la aplicación de torturas a los detenidos. “El Chato”, de 25 años, fue fusilado frente a las tapias del cementerio de Navahermosa cinco días después de haber sido apresado, y su cadáver fue expuesto en la plaza pública.
(...) Tras las muertes de “El Rubio de Navahermosa” y “El Chato de la Puebla”, los huidos supervivientes se quedaron completamente desorientados, sin saber qué hacer y dónde ir. Uno de ellos, Antonino Fernández Alonso “El Lobo”, trató de esconderse en la casa de su familia en Carmena, pero su asustado padre informó de su presencia al alcalde, por lo que tuvo que huir. En su deambular por la zona se escondió, el 17 de abril de 1941, en un molino en las proximidades de Menasalbas, pero fue descubierto y denunciado a la Benemérita, que trató de detenerle. “El Lobo”, que era muy buen tirador, al ser sorprendido escondido entre unos sacos de centeno, disparó contra los guardias civiles Ángel Martín Muñoz y Sergio del Río López, que resultaron muertos en el acto. Son estas las dos únicas muertes que los huidos causaron a la Guardia Civil en todo el periodo que estudiamos en la provincia de Toledo. En su continua huida, “El Lobo” hirió de gravedad, en las inmediaciones de Santa Olalla, a un cabo que trataba de apresarle. Se escondió entonces en Hormigos, donde fue detenido el 25 de abril, tras ser engañado por varios vecinos que estaban en connivencia con la Guardia Civil y que le prometieron un salvoconducto para poder viajar a Francia. Al día siguiente de ser apresado le aplicaron la ley de fugas en el kilómetro tres de la carretera de Santa Olalla a la estación del ferrocarril.

3 comentarios:

gloria hidalgo fernandez dijo...

Soy sobrina de "el lobo" y esta historia no es la verdadera

Anónimo dijo...

Y cual es la historia verdadera?

Anónimo dijo...

Estoy interesado en la historia de El Lobo. Me gustaría conocer más versiones. Gracias