23 noviembre, 2006

El PSOE invita a los "maquis" al primer debate de la Memoria Histórica

Mucho me temo que el PSOE se está metiendo en un charco del que no se si podrá salir.
Los Guerrilleros ya se han pronunciado, y una invitación al primer debate [¿con ágape incluido?] no va a cambiar la visión que sobre esta ley tienen, los que una vez mas, se ven indefensos ante las fuerzas políticas que año tras año los mantiene en el olvido.
Creo que el PSOE y el PP ya tienen un pacto oculto, es mas, la ley tiene toda la pinta de haber sido pactada antes de anunciarla, con lo cual se minimizará mas incluso, las justas reivindicaciones que no solo los "Maquis", sino todos los represaliados por el franquismo en su justa medida se les tendría que aplicar.
La ley se aprobará, y no gustará a nadie, al PP por el revuelo que se está montando en torno a la dictadura y sus herederos [ellos mismos], y a la verdadera izquierda por ponernos los dientes largos cuando en el plato no hay apenas nada que comer.
Zapatero está intentando que no se arme mucho ruido y que se apruebe lo mas rápido posible, arrastrando [me temo] a IU como socio, aprobando algún punto de los que reivindican y "punto final".


Fuente: Elsemanaldigital.com

Uno de los proyectos legislativos emblemáticos del Gobierno de Rodríguez Zapatero está en stand by. El proyecto de Ley de Memoria Histórica viene durmiendo el sueño de los justos y tan sólo ha empezado a tomar aire después de la celebración de los comicios catalanes, unas elecciones que obligaron al PSOE a congelar varios proyectos legislativos ante la incertidumbre de su tambaleante alianza con ERC y sus miras hacia un nuevo pacto con CiU.

Pasada la tormenta y cubierto el expediente con "un nuevo tripartito de baja intensidad", señalan desde el PSOE, el Gobierno retoma la polémica ley para atar los cabos necesarios que permitan llevarla a su primer Pleno y salir airosa. Las negociaciones ya han comenzado –señalan las mismas fuentes socialistas-: unos contactos que priorizan a IU-ICV y a Esquerra Republicana, los que han sido y siguen siendo "socios preferentes" del Gobierno, los mismos que han repetido jugada en Cataluña ahora con el "charnego" José Montilla a la cabeza.

El principal objetivo del PSOE es que sus tradicionales aliados retiren una enmienda a la totalidad al proyecto elaborado por el Gobierno, pero no lo tienen fácil. En principio estaba previsto que la ley se llevara al Pleno del próximo 28 de noviembre, pero la fecha sufrirá un nuevo retraso -acordado en estos días- hasta el 14 de diciembre, en un Pleno cuya tribuna de invitados acogerá a varios "guerrilleros" republicanos.

En efecto, el PSOE cursará invitaciones para varios "maquis", ex combatientes antifranquistas que se refugiaron en las montañas y mantuvieron la lucha contra el recién instaurado régimen del General Francisco Franco tras la Guerra Civil. En todo caso, el PSOE quiere que se haga "poco ruido" con esta ley, un deseo que los socialistas pronuncian mirando a sus socios republicanos, aunque ni eso evitará la ventisca política que barrunta la Ley.

Se quiera o no, el debate ya está en la calle. El pasado viernes, el diario ABC publicaba una esquela de dos fallecidos, uno de cada bando de la Guerra Civil. Sus familias dispusieron hacerlo así –por lo que reza en el recordatorio- con el fin de recordarles "en paz", el sello que hizo posible la reconciliación entre los españoles. Es sólo una anécdota, pero reseñable.

Este miércoles ha empezado a calentarse el "partido" que librarán PSOE y PP por eso que se ha dado en llamar "memoria histórica" (una ley que incluye entre otras cosas un reconocimiento a las víctimas del franquismo y la retirada programada y sistemática de la simbología de la dictadura) con la pregunta que ha dirigido el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega en la sesión de control de este miércoles en el Congreso, para saber la opinión del Gobierno sobre la petición de retirada de la ley hecha por algunas organizaciones "representativas de la memoria histórica y de los derechos humanos", al entender que se trata de "una ley de punto final".

De la Vega le ha respondido a Llamazares que la "última palabra" sobre la ley la tendrá el Parlamento, para que sea "la mejor ley que contribuya a cerrar un trágico capítulo de nuestra historia inacabada". A ello contestaba el líder de IU reprochando al Gobierno que esté "descentrado" en este asunto: "¿Qué les está pasando, tanto cambia el Gobierno, la memoria es tan frágil que al cabo de tres años se pierde?", se ha preguntado.

3 comentarios:

Juanito dijo...

Ayer precisamente estuve en una charla sobre el Proyecto de ley de Memoria, en el Ateneo Republicano de Vallekas, y, claro, como estábamos cuatro militantes y convencidos parecía que estaba muy claro eso de que todo el mundo guardaba, en las familias, una memoria individual, personal e intranferible, que, en contraposición a la colectiva, no estaba hecha para debates históricos, políticos, morales o jurídicos.
A mi no me quedó muy clara esta distinción entre memoria individual y colectiva, y más cuando hay gente que está deseando que le llegue el Alzheimer para convertirse en ciudadano de un país que olvida su historia más reciente. UN PAÍS QUE SE NIEGA A ANULAR LOS JUICIOS A CIVILES POR TRIBUNALES MILITARES , que están expresamente prohibidos en la Declaración Universal de los D.H., sancionada por España en su día y aprobada por la ONU en 1945, ojo, siendo declarada vigente con efectos retroactivos hasta 1933, fecha que se introdujo para juzgar al regimen nazi por delitos contra la humanidad. Delitos cometidos por tribunales militares y muchos de ellos bajo jurisdicción excepcional (estado de excepción), violando derechos fundamentales reconocidos por la ONU y por las constituciones democráticas -en nuestro caso la de 1931- ¿nos suena a Pinochet, Videla...? ¿Por qué no se implica el juez Garzón en conseguir la nulidad de sentencias que condenan a personas sin posibilidad de defenderse, sin las mínimas garantías de un estado de derecho?

Al contrario que en Sudamérica, es cierto que aquí es demasiado tarde para juzgar a los culpables, entre otras cosas porque la mayoría estarán muertos. Nadie va a juzgar a sus herderos, ni les va a pedir explicaciones; ahora, tampoco les vamos a pedir que olviden. Y lo dice un nieto de oficiales franquistas, tengo familiares que fueron falangistas, monárquicos, carlistas, que conspiraron contra el Gobierno... y una niña huyendo de los bombardeos de Madrid y de un periodista asesinado en Santander por las tropas de Franco, cuyo delito fue informar de que no habían sido los dinamiteros asturianos los que arrasaron Gernika, y un médico republicano que tuvo que huir, y unos niños pasando hambre y piojos en una aldea de Castilla, olvidada por la guerra...; que en mi casa yo he sido un afortunado porque he podido hablar con total libertad, al contrario que mis padres. Para bien o para mal ahí está nuestra historia, y, MÁS IMPORTANTE AÚN, nuestra INTRAHISTORIA, la que se escribe con mayúsculas.

Anónimo dijo...

SUEÑOS DE JUSTICIA ES LO QUE NOS QUEDA A LOS HIJOS DE LA GUERRILLA QUE LAS SECUELAS QUE NOS DEJO EL SUFRIENTO ESOS SIEMPRE NOS A COMPAÑA POR DESGRACIA Y PARA SIEMPRE

Anónimo dijo...

Es una vergüenza lo coja que se ha quedado la ley. El problema no es de un gobierno, el problema es que el estado, la burguesía, jamás nos dejará honrar a los nuestros. Pruebas de ADN ya! para los fusilados en Málaga en San Rafael!. Apoyo a la investigación histórica becando a estudiantes y profesores para que formen grupos de investigación del franquismo. Esta ley no debería ser pactar con el PP, alguien se ha fumado algo en el PSOE, y ZP debería ser el primero en querer que la memoria de su abuelo se limpiara. ZP ¡¡NO NOS FALLES!.