25 octubre, 2016

Encontrados los cuerpos de cuatro guerrilleros antifranquistas en Galicia.

Tres hombres y una mujer que fueron enterrados tras un encuentro con la Guardia Civil en 1949, al descubrirse la casa donde permanecían durante meses escondidos.

La ARMH Localizó la fosa junto al lateral de la iglesia de Santa María de Páramos en el concello coruñés de Val do Dubra. El historiador Alejandro Rodríguez a aportado datos del grupo y de como fueron masacrados.

En el libro de Hartmut Heine "A Guerrilla Antifranquista en Galicia" encontramos esto (Traducción propia del gallego): A comienzos de marzo la Guardia Civil recibió información que parecía indicar que se escondía un grupo de guerrilleros en la casa que habitaba Carmen Teija en Zas-Negreira, situada a 15 km. de Santiago. En la mañana del día 5 de aquel mes, fuerzas de la benemérita establecieron el consabido cerco y procedieron a conminar a los ocupantes de la casa a que salieran de la misma y se entregaran. Dentro se hallaban Vicente Peña Tarrasa "Pedro Borrás", el antiguo contramaestre mallorquín, con el resto del destacamento Eive-Carbón, que se trasladó a esta parte de la provincia para aliviar algo la represión que estaba agobiando a las gentes de su tradicional zona de actuación, en las comarcas de Ferrol y Pontedeume.

En lugar de obedecer las órdenes de la fuerza pública, los guerrilleros se lanzaron fuera de la casa y, a pesar de la superioridad numérica del adversario, consiguieron cruzar el cerco y emprender la huida en dirección a las cumbres del monte Madorra, al noroeste de Negreira.

En este primer choque con la Guardia Civil, caía muerta la moza Carmen Temprano Salorio que, según los medios de comunicación del régimen, vestía de hombre y merecía, por lo tanto, el mismo trato que cualquier "bandolero".

A pesar del avance inicial, el grupo tenía muy pocas posibilidades de escapar de las garras de un enemigo que podía movilizar, en pocas horas, una buena parte de sus efectivos en el suroeste de la provincia para emplearlos en la caza. Y, efectivamente, unas siete horas después de comenzar la huida, un destacamento de la Guardia Civil dio con el grupo al pie de Páramos-Bembibre, a unos 15 km. de Zas, donde llegaron los guerrilleros tras cruzar el monte Madorra para ganar el norte de la provincia.

Empuñaron el fusil tras el último ataque, pero la correlación de fuerzas permitía otro desenlace, con lo que se llevó a cabo un tiroteo breve y violento. Junto al cadáver de Vicente Peña estaba el del antiguo compañero de "Foucellas", Manuel Peña Camino "O flores", el de José María Castelo Mosquera "O doctor", y el de la moza Magdalena Teija, sobrina de la mujer de la casa de Zas que, temiendo las represalias de las fuerzas represivas, decidirá huir con los guerrilleros. Este suceso tuvo secuelas para aquellas personas que prestaron ayuda a los guerrilleros: un consejo de guerra, celebrado en Santiago el 23-9-1949, sentenció a 15 mujeres de la zona de Negreira, entre ellas Carmen Teija, a penas entre los dos y los catorce años.